Con olor a Kevingston

El marketing sensorial apela a los sentidos de los consumidores para activar recuerdos e imágenes y, de esta forma, incentivar las compras. El olfato, en este contexto, juega un papel esencial: las personas recuerdan el 35% de lo que huelen, un porcentaje que supera con comodidad a lo visto u oído.

Kevingston es una de las empresas argentinas que ha decidido desarrollar estrategias y herramientas para reforzar la imagen de su marca mediante un aroma. Su odotipo o logo olfativo fue creado por los especialistas de Ambientalis, una firma nacional pionera en el Aromarketing.

El olor a Kevingston, que fue bautizado como Manchester, combina elementos dulces y picantes. Se trata de un aroma fuerte y exótico, con toques de madera y notas de Musk, que puede apreciarse en todos los locales de la empresa  gracias a la utilización de desodorizadores digitales automáticos.

Manchester esconde parte de la identidad de Kevingston y atrae al cliente a través de la estimulación de su sentido del olfato. La fragancia logra convertirse en un aliado invisible que potencia las ventas y ayuda a comercializar una experiencia, más allá del producto en cuestión.

La propuesta olfativa de Kevingston se complementa con otras dos fragancias elaboradas por Ambientalis: Cheshire (dulce y floral para generar una sensación de bienestar) y Browlon (un aroma enérgico que mezcla las propiedades de ciertos frutos rojos silvestres). La creación de un entorno único y exclusivo que promueve las sensaciones placenteras, en definitiva, permite complementar los productos KVN y hace que la compra tenga un condimento extra.

Cabe destacar que el cliente de Kevingston tiene la posibilidad de adquirir estas fragancias en formato aerosol para aromatizadores automáticos o líquido para ser utilizado en la vestimenta, el automóvil o los ambientes de su hogar. El olor a la marca, por lo tanto, acompañará al comprador aún fuera de la tienda.

 

 

 

 
ir a > www.ambientalis.com.ar | contacto | Teléfono 4115.9100